Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Buscando un nuevo miembro de la familia
Hoy a las 1:30 pm por MSN

» Orientación sonbre dónde adquirir Bulldog en Sevilla
Ayer a las 11:09 am por cocio

» CONDICIONES DE USO Y NORMAS DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO PARA LOS USUARIOS
Ayer a las 11:05 am por cocio

» Presentando a Ulalá, Aessie, SHIVA, JACKIE y TAO !!!
Dom Dic 10, 2017 12:04 pm por anitsirc68

» JOVENES RIBERA DEL DUERO
Dom Dic 10, 2017 11:17 am por cocio

» SUSTO EN PISTA DE AGILITY
Sáb Dic 09, 2017 10:12 pm por zabalita

» MUESTRA TU FRECNH ANTES Y DEPUES CACHORRO Y ADULTO
Vie Dic 08, 2017 2:44 pm por natttalial96

» CÁNCER DE PÁNCREAS - INSULINOMA
Jue Dic 07, 2017 10:38 am por cocio

» AESSIE y OTRA ENFERMEDAD SILENCIOSA. CUSHING
Jue Dic 07, 2017 10:36 am por cocio

» ALOJAMIENTOS
Jue Dic 07, 2017 10:31 am por cocio

» COME CUANDO QUIERE AYUDA
Jue Dic 07, 2017 4:54 am por alexis900804

» Holaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! SOY KIRA
Jue Dic 07, 2017 3:49 am por alexis900804

» PIPO- y sus vomitos ¡¡¡¡
Miér Dic 06, 2017 11:24 pm por zabalita

» Presentando a Argi!
Miér Dic 06, 2017 11:27 am por zabalita

» Alimentación para cachorro
Miér Dic 06, 2017 6:23 am por Bullday

» Cómo ser un buen líder (Parte 1 - Jerarquía)
Lun Dic 04, 2017 5:48 am por SakuCh4n

» Nueva ilusión
Vie Dic 01, 2017 9:28 pm por SHANDRA

» Hola! Soy Dino
Vie Dic 01, 2017 1:56 pm por SHANDRA

» Presentarnos
Sáb Nov 25, 2017 10:05 pm por Circe

» COMO SABER SI TU PERRO ES EXTRANJERO
Sáb Nov 25, 2017 2:00 pm por ashcroft

Mejores posteadores
cocio (12356)
 
zabalita (8408)
 
Blade (5065)
 
frankxute_87 (2840)
 
Angeles (2483)
 
Sweet Obsession (2386)
 
lrene (2296)
 
fran-ortu (2057)
 
renesme (1958)
 
Chispa (1833)
 

Los posteadores más activos del mes
cocio
 
Noemi.Enzo
 
alexis900804
 
zabalita
 
SHANDRA
 
MSN
 
natttalial96
 
Bullday
 
anitsirc68
 
SakuCh4n
 

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Catarata hereditaria

Página 16 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  zabalita el Dom Mar 22, 2015 10:09 pm

cocio escribió:Hay una cosa que no sé si habréis tenido en cuenta y es que esta patología puede sobrevenir por diabetes, estás segura de que no va por ahí el problema?

Otra cosa tengo un artículo bastante bueno aunque largo y un poco técnico, si quieres te lo paso.

Esperemos que se estabilice, porque a veces la tensión baja se regula sola después de un proceso como el que ha pasado Hugui.

Rolling EyesI love you
Lo de la diabetes pues no lo sé, cuando tuvo su primera catarata se le hicieron análisis y nadie dijo nada, no sé si en ese tipo de analíticas se hubiese visto algo. Queremos hacerle unas nuevas cuando acabe de tomar el dacortín y aún queda.....también se le hicieron cuando la hernia de nuevo y en principio estaba todo bien, pero ha pasado tiempo ya. El artículo lo quiero, claro que sí, y te lo agradezco muchísimo, esperemos que todo vaya bien. Muchísimas gracias!!! sunny
avatar
zabalita
Usuari@ Veteran@
Usuari@ Veteran@

Mensajes : 8408

Volver arriba Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  Don2 el Lun Mar 23, 2015 11:38 am

No se si os acordais, que yo sospechaba que Quiro pudiese tener Diabetes, bueno era una posibilidad, la eliminamos con una analitica de orina, no de sangre...... scratch 
Aqui te dejo algo de info, en espera del articulo de Cocio, que seguro será mas minuscioso.


Los síntomas más comunes de la diabetes en perros son:
• Sed extrema
• Orinar con frecuencia
• Pérdida de peso
• Aumento del apetito
• Problemas de visión, debido a las cataratas

 
[b][b]Biología de la diabetes [/b]
[/b]
Cada célula en el cuerpo necesita energía para vivir. Al igual que otros animales, los perros obtienen energía a través de la conversión de los alimentos que ingieren en azúcar (glucosa). Esta glucosa viaja en el torrente sanguíneo del perro como un componente normal de la sangre. Cada célula de manera individual toma la glucosa de la sangre para obtener energía. La sustancia que permite que las células tomen la glucosa de la sangre es una proteína llamada "insulina".


La insulina es producida por las células beta que se encuentran en el páncreas. El páncreas es un órgano situado al lado del estómago. Cuando la glucosa en la sangre aumenta, las células beta liberan insulina en el torrente sanguíneo, que se distribuye a las células en el cuerpo. La insulina se une a proteínas de la superficie celular y permite que la glucosa pase de la sangre a la célula, donde es convertida en energía.


Casi todos los perros presentan diabetes diabetes tipo 1, lo que significa que su páncreas no produce insulina en absoluto. Sin esta hormona, las células no tienen forma de utilizar la glucosa que está en el torrente sanguíneo, de modo que las células "mueren de hambre", mientras que el nivel de glucosa en la sangre se eleva.
En respuesta a la falta de energía, el cerebro envía señales que le indican al perro que coma más. Mientras tanto, otras células en el cuerpo intentan obtener glucosa pidiendo al cuerpo a descomponer las grasas y las proteínas del músculo, que el hígado puede convertir en glucosa. Un círculo vicioso sucede: más glucosa se está sintetizando, pero no puede ser convertida en energía, porque no hay suficiente insulina para transferir la glucosa a las células del cuerpo.
Todo esto sigue acumulando glucosa en la sangre del perro. Cuando hay demasiada glucosa en la sangre, se empieza a infiltrar "en la orina del perro. La orina de perros sanos no contiene azúcar. En un perro con diabetes, el azúcar en la orina extrae el agua como una esponja seca absorbe el agua. El perro diabético produce grandes cantidades de orina a causa de toda esta agua. Todo ello ocasiona que el perro se sienta sediento, por lo que bebe demasiada agua.


Las respuestas a la falta de insulina con diabetes lleva a los perros a mostrar los mismos síntomas que las personas con diabetes: pierden peso a pesar de un aumento del apetito, beben en exceso y orinan mucho1.


 
[b][b]Diabetes y cataratas [/b][/b]
Muchos perros con diabetes se quedan ciegos, aunque la diabetes sea tratada con cuidado. Las cataratas causan que la lente del ojo se vuelva blanco. Cuando esto sucede, la luz no puede atravesar la lente y su perro se convierte en ciego.


Las cataratas se desarrollan en un perro con diabetes, porque los niveles elevados de glucosa en la sangre causan que el agua se acumule en el cristalino del ojo, dando lugar a la hinchazón, la rotura de fibras de la lente y el desarrollo de cataratas.
El desarrollo de cataratas no se puede revertir una vez que comienza. Esta condición es casi inevitable en perros con la diabetes, las personas con perros ciegos deben tener todo muy bien ordenado, especialmente en el hogar y en el patio.
En muchos casos, las cataratas pueden ser tratadas con cirugía para que el perro pueda restaurar su visión. Después de la cirugía pueden recobrar de un 75 al 80 por ciento de la visión.  Sin embargo, algunos perros pueden permanecer ciegos aún después de la cirugía y en algunos simplemente las cataratas no se puede quitar.
En los seres humanos, una causa común de la ceguera derivada de diabetes es la retinopatía, pero esta condición es rara en perros.
 
Cetoacidosis diabética (CD)
La cetoacidosis diabética es una condición que ocurre cuando un perro con diabetes tiene una deficiencia de insulina, es una condición médica grave que debe tratarse. En perro la CD se asocia con frecuencia a una infección del tracto urinario, de la piel o dental, la enfermedad de Cushing (enfermedad de las glándulas suprarrenales) o una infección o inflamación del páncreas. 
La cetoacidosis se desarrolla durante un período de días. Las cetonas se forman porque no hay suficiente insulina disponible para que las células puedan utilizar la glucosa para obtener energía, por lo que el cuerpo descompone la grasa en su lugar. Cuando se metaboliza la grasa corporal en ausencia de glucosa, se forman productos llamados cetonas. Si las cetonas suben a un nivel peligroso el perro puede requerir tratamiento de emergencia.
Los síntomas de la Cetoacidosis son:

  • Vómito
  • Diarrea
  • Letargo
  • Depresión
  • Disminución o pérdida de apetito
  • Aliento a fruta o a quita esmalte

 
1.  Feldman EC: Diabetes Mellitus in Dogs and Cats: Client Information Series. Textbook of Veterinary Internal Medicine. Diseases of the Dog and Cat. 6th ed. Elsevier Publishing
avatar
Don2
Usuari@ Veteran@
Usuari@ Veteran@

Mensajes : 1137

Volver arriba Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  cocio el Lun Mar 23, 2015 1:17 pm

El artículo al que me refería es sobre las pruebas que se pueden realizar sobre las distintas partes del ojo:

AVANCES EN EL DIAGNÓSTICO DE LAS ENFERMEDADES OCULARES EN EL PERRO
Examen físico
Examen preliminar
La exploración la iniciamos aunque estemos alejados del animal, desde que entra en la sala de exploración (o incluso en la sala de espera), pues examinar el comportamiento del perro es de gran interés: puede mostrar evidencias de inseguridad al caminar o de que sufre molestias en las estructuras oculares, pero la parte más importante del examen visual directo se realiza al lado del animal.
No parece necesario hacer hincapié en que la sala debe estar bien iluminada para esta etapa de la exploración (pero sin descuidar el hecho de que para otras exploraciones será necesario asegurar un grado de oscuridad importante).
Evaluaremos el aspecto general de los ojos: comprobaremos la existencia o no de secreción, el tamaño del ojo (para saber si existe un ojo aumentado de tamaño, buftalmia, o un ojo más pequeño de lo normal, microftalmia), la posición de los globos oculares (para buscar enoftalmos, el ojo está más hundido en la órbita de lo normal, o exoftalmos, el ojo protruye de la órbita), la presencia de simetría (si no la hay nos encontraremos ante un caso de estrabismo) y el movimiento de los globos oculares (buscando un posible nistagmo).
Test de Schirmer
Llegado este instante, y antes de proceder a una exploración más detenida de las estructuras oculares, lo que puede obligar a limpiar el ojo para un examen más profundo, o a realizar otras manipulaciones, es conveniente medir la producción de lágrimas del perro. Esto se hace con el denominado test de Schirmer, que consiste en colocar una banda de papel de filtro en el fondo de saco de la conjuntiva inferior y apreciar su impregnación con lágrimas en un periodo de un minuto (Figura 2).

Las tiras comerciales actuales, normalmente de 5 mm de ancho y 50 de largo, incorporan una muesca que marca el lugar por donde se debe doblar y a partir del cual se procederá a la medición de la longitud de papel humedecido, suelen presentarse en envases individuales que aseguran la esterilidad y vienen impregnadas con un colorante para facilitar la lectura.
Cuando nos encontremos valores por debajo de lo normal nos hallaremos en presencia de un ojo seco.
Toma de muestras
En ocasiones éste puede ser también el momento para tomar muestras, por ejemplo de una secreción anormal o de una secreción de la que deseamos se haga un cultivo microbiológico con el consiguiente antibiograma. Aunque estas muestras podrían ser tomadas también con el examen más avanzado, si el principal interés es la identificación de microorganismos será útil recoger la muestra cuanto antes y con el menor número posible de manipulaciones.
Pruebas básicas de visión
A continuación, y antes de proceder a un examen más detenido de las estructuras oculares, conviene realizar las denominadas pruebas básicas de visión.
Habitualmente recurrimos a tres: respuesta a la amenaza, seguimiento de un objeto y prueba del laberinto.
a) Respuesta a la amenaza. Los gestos de amenaza deben hacer que el animal parpadee y se aparte ligeramente. Esta prueba nos sirve para valorar la capacidad visual (si el perro ve al explorador), pues valora la integridad del nervio óptico (II par craneal), y la capacidad para cerrar los párpados (si el perro reacciona normalmente), pues valora el nervio facial (VII par craneal).
Como la respuesta a la amenaza es una respuesta aprendida, los animales muy jóvenes no la poseen (esta es la razón por la que los propietarios de gatitos ven con relativa frecuencia arañazos en la córnea en los animales muy jovencitos) y por eso no es demasiado útil hasta cierta edad.
b) Seguimiento de un objeto. Es una prueba útil en perros pero bastante limitada en gatos, pues muchos de ellos son indiferentes a ella. Solemos utilizar un objeto que, tras ser claramente percibido por el animal, caiga lentamente, sin ruido y que no tenga olor (por ejemplo, una pelotita de algodón), considerándose normal que debe ser seguido por el perro en su movimiento.
c) Prueba del laberinto. En una sala desconocida por el animal distribuimos aleatoriamente objetos sólidos y objetos abiertos (como sillas o papeleras) y pedimos al dueño que llame al animal desde el lugar más alejado. Mientras que un animal normal se desplaza con seguridad, el que tiene problemas de visión marcha con lentitud e indecisión, incluso tropezando con los objetos. La prueba debe realizarse tanto en condiciones de buena como de mala iluminación.
Reflejos fotomotores
Tras estas pruebas de visión procedemos al examen de los reflejos fotomotores.
Los reflejos fotomotores pupilares valoran el funcionamiento de la retina y de parte de las vías nerviosas centrales. Se deben evaluar tanto en condiciones de suficiente luz como con escasa luminosidad. En un perro normal, cuando se ilumina con un foco de luz un ojo se debe producir un cierre parcial (miosis) de la pupila iluminada (reflejo directo positivo) y de la pupila del otro ojo (reflejo consensual positivo) (figura 3). Esta prueba no siempre es útil en animales agresivos o muy excitados pues un tono simpático aumentado enlentece el fenómeno de miosis.
Examen a distancia
A continuación procedemos al examen a distancia con un foco de luz (o con oftalmoscopio) a fin de valorar el tamaño de las pupilas y la existencia de un eje visual trasparente; esta exploración se realiza en la oscuridad y habitualmente la distancia utilizada es la de la longitud de nuestro brazo. Este procedimiento es más adecuado para identificar la anisocoria (diferencia de tamaño entre pupilas) que la observación de las dos pupilas a simple vista. La existencia de cualquier opacidad (esté en la córnea, en el humor acuoso, en el cristalino o en el humor vítreo) impide la percepción del reflejo del fondo del ojo.
Esta prueba la utilizamos especialmente para diferenciar las cataratas de la esclerosis nuclear propia del envejecimiento. Mientras que en el primer caso la luz no atraviesa el cristalino en el segundo si lo hace y se observa su reflejo en la zona tapetal.
Examen sistemático de ojo y anexos
En este momento ya se debe realizar la exploración sistemática de todas las estructuras del ojo. Los anejos y las estructuras anteriores se exploran, tanto en la sala iluminada como en la oscuridad, con ayuda de un foco de luz y, a ser posible, con aumento (lupa, oftalmoscopio y/o biomicroscopio).
Párpados
En los párpados debemos prestar especial atención al estado de la piel, al borde palpebral y a las glándulas. Además de inflamaciones (blefaritis), buscamos alteraciones de la movilidad (como el blefaroespasmo –contracción espasmódica, involuntaria y repetitiva- o la ptosis –el párpado superior permanece caído-) y modificaciones de la posición (el borde palpebral se dirige hacia el globo ocular, entropión, o se dobla hacia afuera, ectropión). Podemos ver también desórdenes pilosos (como la distiquiasis -las pestañas nacen fuera de la línea normal-, la triquiasis –las pestañas nacen en la línea normal pero se dirigen hacia el globo ocular- y los cilios ectópicos –se forman en un folículo piloso pero salen a través de la conjuntiva-), orzuelos (inflamaciones de las glándulas de Zeis o de Moll, que se localizan en la base de las pestañas, o de las glándulas de Meibomio, que se localizan en la conjuntiva palpebral, cerca del canto), así como chalaziones (quistes por retención de la secreción de la glándula de Meibomio) o tumores. No se debe olvidar que los perros no tienen pestañas en el párpado inferior.
Aparato lagrimal
En el examen del aparato lagrimal buscaremos indicios de lagrimeo continuo (epífora), secreción ocular aumentada, abscesos, tumefacción del canto interno por inflamación del saco y conducto lagrimal (dacriocistitis) y evidencias de oclusión o ausencia de puntos lagrimales (por atresia, por fibrosis o cicatrización).
La valoración de la permeabilidad del aparato lagrimal incluye normalmente la instilación de colorante de fluoresceína en el ojo, colorante que debe llegar en poco tiempo a las fosas nasales. Esta prueba solo es fiable cuando el resultado es positivo y el colorante es observado, pero un valor negativo no garantiza que el conducto no sea permeable. Debemos prestar atención, especialmente en perros de razas braquicéfalas a la posibilidad de que los conductos nasolagrimales desemboquen en la boca y no en la cavidad nasal. Este colorante nos será útil también para valorar la integridad de la córnea, como comentaremos más adelante.
Cuando existe indicios de falta de permeabilidad del aparato lagrimal está indicado el sondaje de los puntos lagrimales y la irrigación con una solución salina fisiológica estéril. En un animal normal cuando introducimos el líquido por el punto lagrimal superior debe salir por el inferior y si tapamos este punto la solución debe aparecer por las fosas nasales.
Conjuntiva y membrana nictitante
El examen de la conjuntiva incluye la comprobación de posibles cambios de color (tanto por trastornos concretos de esta estructura como por alteraciones generales: ictericia, palidez, hiperemia, cianosis), exudados (figura 4), edema (quemosis) y conjuntivitis.
La membrana nictitante, también denominada tercer párpado, comparte parcialmente las alteraciones de la conjuntiva y debe ser evaluada para comprobar además la posible presencia de prolapsos de la glándula (figura 5), eversiones del cartílago, neoplasias o cuerpos extraños.
Esclerótica
No debemos olvidarnos de explorar la esclerótica, aunque en el perro son raras las enfermedades primarias de esta estructura, pero sí podemos apreciar disminución de su espesor, a menudo con protrusión de la túnica fibrosa del globo (estafiloma), inflamaciones y pigmentaciones.
Córnea
El examen de la córnea permite comprobar la existencia de opacidades, ya sea por edema, vascularización, pigmentación o depósitos lipídicos, e irregularidades de la superficie corneal, siendo las más frecuentes las úlceras y las queratoconjuntivitis secas, pero también podemos ver en ocasiones descemetoceles (úlceras perforadas que llegan a la membrana de Descemet) y hernias de iris.
De la córnea, pero también de la conjuntiva o de las secreciones, se pueden hacer frotis para estudios citológicos, normalmente con hisopos de dacrón humedecidos con solución salina estéril o medio de cultivo. Para el raspado corneal, que se realiza después de anestesia tópica, podemos utilizar el borde romo de la cuchilla del bisturí o una espátula especial, denominada de Kimura.
Para verificar la integridad de la superficie corneal recurrimos habitualmente a la instilación de colorante de fluoresceína. Si no hay lesión el colorante no es captado, pero si existe úlcera el colorante se une al estroma que ha quedado expuesto. Este colorante tiene la ventaja de ser muy seguro pues incluso en el caso de lesiones muy importantes y profundas no se lesiona con él ninguna estructura o contenido intraocular.
El rosa de Bengala y el verde de lisamina son otros colorantes que tiñen las células muertas, degeneradas o sin la capa protectora de mucina. El primero, aunque más irritante que la fluoresceína, es más sensible para evidenciar los defectos epiteliales que aparecen en las queratitis por herpes virus (por eso es más utilizado en la especie felina).
Humor acuoso
El segmento anterior es el espacio comprendido entre la córnea y el cristalino y está constituido por un líquido trasparente, el humor acuoso.
Para observar sus características la sala de exploración debe de estar a oscuras. En esas condiciones, ya sea con el biomicrosocopio o utilizando una fuente de luz, mejor con aumento y con iluminación en forma de hendidura (la mayoría de los oftalmoscopios actuales cuentan con este tipo lente) podemos advertir, cuando existe, la turbidez del humor acuoso. Mientras en un ojo normal la luz no se dispersa al atravesar la cámara anterior, en casos de inflamación (uveítis) podemos advertir esa dispersión (efecto Tyndall), similar a la imagen que vemos cuando entran los rayos de sol en una habitación en la que hay polvo en suspensión en el aire.
Los contenidos anormales más frecuentes en la cámara anterior son el hipopión (acumulación de leucocitos, que muchas veces parece pus, pero que cuando se estudia microbiológicamente suele ser estéril) (figura 6), el hifema (presencia de sangre) y la membrana pupilar persistente (restos de una membrana que está presente en el feto y que debe desaparecer en el nacimiento). Más inhabituales son los cuerpos extraños y los tumores. En casos de uveítis se comprueba la aparición en él de proteínas, células e incluso hematíes en cantidad variable.
Iris
Cuando examinamos el iris podemos descubrir alteraciones del color (heterocromía –iris de diferente color, total o parcialmente- y rubeosis –aparecen vasos sanguíneos anormales-) y movimiento ondulante (iridodonesis). Al mismo tiempo verificaremos, en un examen ahora cercano, la morfología de las pupilas con el fin de identificar algún tipo de morfología alterada como la discoria (la pupila pierde la forma circular), la anisocoria (pupilas de diferente tamaño), la miosis (pupilas contraídas) y la midriasis (pupilas dilatadas).
Este suele ser el momento de realizar la medida de la presión intraocular, si está indicada.
Cristalino
El examen del cristalino se debe realizar utilizando iluminación directa y retroiluminación y permite identificar posibles desplazamientos (luxación completa o subluxación) y alteraciones de la trasparencia. Es este uno de los hallazgos que especialmente preocupan a los dueños, todo el mundo conoce a alguna persona con cataratas y por extensión la aparición de cualquier sospecha de aparición de opacidad o pérdida de trasparencia es objeto de consulta. Sin embargo no se trata de la única anomalía posible, puede haber hemorragias y la ya antes citada esclerosis propia del envejecimiento.
Humor vítreo
El segmento posterior, que comprende todas las zonas situadas entre el cristalino y el fondo ocular y está constituido por un gel, el humor vítreo, lo exploramos mediante oftalmoscopía. Normalmente este gel debe pasar desapercibido ya que es transparente. Cuando aparece algún tipo de opacidad suele ser por la persistencia de la arteria hialoidea, hialosis asteroide, sínquisis centelleante y hemorragias.
Fondo de ojo
El oftalmoscopio directo proporciona una imagen real y directa del fondo del ojo y permite examinar todo el segmento posterior. Este tipo de oftalmoscopio facilita que el explorador esté correctamente situado para observar el haz de luz reflejado y, con ello, los detalles del interior del ojo. En el fondo de ojo, debemos evaluar la cabeza del nervio óptico (disco óptico o papila óptica), la vascularización retiniana, el fondo tapetal y el fondo no tapetal. Normalmente lo primero que hacemos es localizar la papila óptica, observando el color y el tamaño, y después examinamos la retina, normalmente por cuadrantes. Las anomalías retinianas más frecuentes son los cambios de color de la retina, las alteraciones de la reflectividad tapetal (hipo e hiperreflectividad), las dificultades para enfocar toda la retina y los cambios en el aspecto de los vasos retinianos.
La oftalmoscopia indirecta presenta la ventaja de proporcionar un campo de visión mayor que la directa, con lo que obtenemos una visión global y en tres dimensiones del fondo de ojo, y una imagen de calidad, aunque existan opacidades corneales o en el cristalino. Sin embargo la imagen que se ve es invertida y de menor tamaño. Para este examen, que se realiza a unos 50 cm de distancia, utilizamos una lente condensadora (figura 7).
En los últimos años disponemos del oftalmoscopio PanOptic, con características intermedias entre ambos tipos de oftalmoscopia. Este equipo puede ser utilizado con una sola mano y proporciona una imagen no invertida, con un campo de visión mayor que el oftalmoscopio directo (pero menor que el indirecto). Una ventaja extra es que para la exploración del fondo de ojo no obliga al veterinario a colocar su cabeza tan cerca de la del perro como se necesita con el oftalmoscopio directo, lo que facilita el confort de perro y veterinario, en muchas ocasiones.
Pruebas complementarias
Algunas de las pruebas complementarias son de uso muy frecuente, otras son más inhabituales, por motivos técnicos o económicos.
Tonometría
La medida de la presión intraocular (PIO) es un dato que va a tener gran importancia a la hora del diagnóstico de enfermedades tan frecuentes como son la uveítis y el glaucoma. Cuando se produce la inflamación intraocular (uveítis anterior) se reduce la PIO, siendo esta hipotonía un indicador bastante sensible, pero no exclusivo de la presencia de uveítis. Cuando aumenta la PIO se produce el glaucoma, que es un grupo de enfermedades en las que la PIO elevada consigue lesionar el nervio óptico y las células de la retina.
Por eso, medir la presión intraocular es un paso necesario en la exploración oftálmica que se realiza mediante tonometría. Durante mucho tiempo se ha estado utilizando el tonómetro de Schiotz (la denominada tonometría de indentación). Con este tonómetro se valora el grado de depresión que se produce en la córnea, cuando se ejerce sobre ella una fuerza concreta aplicada mediante una varilla metálica con un peso determinado. Cuanto más blando esté el ojo más se deprime la córnea y más penetra la varilla.
En los últimos años hemos ido dejando atrás este procedimiento, que presenta algunos problemas técnicos, derivados fundamentalmente de la posición en la que debemos mantener al perro durante el examen, de la necesidad de colocar y ajustar la varilla con mucha precisión, para que el contacto con la córnea sea perfecto, y del hecho de tener que recurrir a tablas de conversión. Ahora estamos utilizando el Tonopen (la denominada tonometría de aplanamiento) (figura Cool.
En este caso se utiliza el hecho de que la fuerza necesaria para aplanar un área de una esfera es igual a la presión en el interior de la esfera. De esta manera, considerando que el ojo es una esfera, la fuerza necesaria para aplanar una cierta superficie de la córnea será igual a la presión que hay en el ojo.
De manera similar a lo que sucede con el tonómetro de Shiotz, exige la aplicación de un anestésico local en la córnea, pero no requiere más que una mínima sujeción del perro, pues no necesita mantener la cabeza en posición vertical, es mucho más fácil de utilizar y proporciona el valor directamente, sin tener que recurrir a tablas de conversión. Además se puede utilizar con razonable precisión en ojos en los que existan algunas áreas patológicas en la córnea, pues la superficie de contacto es bastante pequeña, usualmente 3 mm.
Recientemente ha aparecido un nuevo tipo de tonómetro, el Tonovet, que utiliza una tecnología diferente denominada de rebote. Estos tonómetros expulsan una pequeña sonda (con una superficie de contacto aún más pequeña que la del tonómetro de aplanamiento) a una distancia fija de la córnea (entre 5 y 8 mm del centro) y valoran el movimiento de la sonda que, tras rebotar en la córnea, vuelve hacia el instrumento. La velocidad con que la sonda vuelve es menor cuanto más elevada es la presión intraocular.
Este nuevo equipo presenta la ventaja de no necesitar la aplicación previa de anestésico, pero se ve afectado por la tensión de la superficie ocular, lo que exige que el procedimiento se realice antes de administrar cualquier medicación tópica. Tampoco se ha aclarado todavía qué va a pasar con los perros poco colaboradores en los que puede ser difícil mantener la distancia correcta entre cabezal y córnea y en casos de queratoconjuntivitis secas, en las que la tensión de la superficie ocular está alterada.
Gonioscopia
La gonioscopia es una técnica que nos permite observar el grado de apertura del ángulo iridocorneal (ángulo de drenaje de la cámara anterior), un dato especialmente importante pues sus anomalías predisponen al desarrollo de glaucomas primarios. También es útil en el estudio de las luxaciones y subluxaciones de cristalino.
En un ojo normal los rayos luminosos reflejados desde el ángulo iridocorneal sufren una reflexión interna total como consecuencia de la diferente refracción de la córnea y el aire, lo que impide su visualización.
Para realizar el estudio gonioscó- pico (figura 9) utilizamos unas lentes especiales, denominadas goniolentes, que se apoyan contra la córnea, después de colocar en ella una solución viscosa (metilcelulosa del 1 al 2,5%) que no forma burbujas y que permite que la luz alcance perfectamente al ángulo. La lente, posee un índice de refracción idéntico al de la córnea y permite que los rayos luminosos salgan del ojo, evitándose la reflexión interna antes citada.
Biomicroscopia
El biomicroscopio (con lámpara de hendidura) asocia un sistema de examen óptico con aumento a un sistema de iluminación de intensidad y forma variable (figura 10). El sistema de examen óptico suele ser un microscopio binocular, en equipos fijos, o monocular, en los móviles, con capacidad de aumento desde 10 a 40. El sistema de iluminación trabaja con intensidades variables y ajustables, de modo que pueden enfocarse desde haces anchos hasta rayos muy estrechos.
Se requiere una buena inmovilización de la cabeza, por parte de un ayudante, y movilidad del observador, por lo que en ocasiones debemos recurrir a la sedación del perro.
Es el instrumento de elección para el examen del segmento anterior del ojo, siendo sus principales utilidades:
a) La visualización de las lesiones superficiales de los párpados, la conjuntiva, la esclerótica y el iris.
b) La identificación y localización de pequeñas lesiones de córnea, cámara anterior y cristalino.
c) La evaluación, combinado con lentes especiales, del ángulo iridocorneal y el fondo ocular.
Radiografía
La radiología convencional proporciona información de interés en aquellos trastornos en los que se presenta alteración de la arquitectura ósea de la órbita. También puede ser útil para la identificación de cuerpos extraños radiopacos. De manera complementaria puede proporcionar información sobre regiones vecinas que pueden repercutir sobre el ojo, por ejemplo problemas dentales o sinusales.
En ocasiones se puede recurrir a la utilización de la radiografía de contraste. En casos de epífora secundaria a obstrucción de los conductos nasolagrimales, cuando se sospecha la presencia de un cuerpo extraño intraluminal, podemos introducir una sustancia de contraste a través del punto lagrimal superior y obtener proyecciones de inmediato, se trata de la denominada dacriocistorrinografía.
Ecografía
La ecografía es un procedimiento exploratorio no invasivo que ha tenido un crecimiento espectacular en los últimos años en todos los ámbitos clínicos veterinarios, incluyendo el diagnóstico en patología ocular. Especial valor se le debe asignar pues permite explorar el contenido de los ojos que, al presentar algún tipo de opacidad en los diferentes medios trasparentes, dificultan o incluso impiden visualizar las estructuras posteriores a ellos. Pero también es útil para valorar las estructuras orbitarias y guiar la aspiración con aguja fina de estructuras intraoculares y orbitarias.
Disponemos de tres modos de ecografía ocular: el modo A, el modo B y el modo Doppler.
El modo A muestra los ecos-pico respecto a una línea basal isoeléctrica que indica 0% de reflectividad. Estos eco-picos pueden llegar a tener 100% de reflectividad, según las características del tejido que se examina, por lo que nos sirven para el diagnóstico diferencial de las diversas patologías intraoculares y retrocristalinianas, cuando los medios trasparentes oculares anteriores (córnea, humor acuoso, cristalino o vítreo) están opacos. También sirve para medir la longitud axial del ojo.
El modo B, que es el más comúnmente usado para evaluar lesiones intraoculares y orbitales, dibuja el ojo bidimensionalmente. Obtenemos con él una escala bidimensional, en una gama de grises. Este modo nos permite distinguir bien la anatomía ocular.
El modo Doppler color puede ser usado, en el ojo y la órbita, para observar los vasos sanguíneos y el flujo de sangre en ellos. Con el modo espectral se cuantifica la velocidad de los flujos. De hecho, en un estudio en perros con glaucoma se ha sugerido que en esta especie este trastorno está principalmente relacionado con cambios del flujo vascular que son primarios o secundarios a la enfermedad.
Los ecógrafos oftálmicos permiten visualizar simultáneamente en la misma pantalla las imágenes A y B o las imágenes B y Doppler color.
La ecografía ocular dispone de dos técnicas de realización, la corneal, que proporciona la mejor calidad de imagen, y la palpebral. Para la técnica corneal se requiere anestesia ocular tópica, colocándose el transductor suavemente sobre la córnea, normalmente sin necesidad de aplicar gel acústico, que, si se utiliza, debe ser estéril. En la técnica palpebral el transductor se coloca sobre el párpado con abundante gel, no siendo necesario casi nunca depilar el párpado.
La ecografía resulta especialmente útil en las siguientes situaciones:
- Desprendimiento de retina (figura 11).
- Detección de rotura o luxación de cristalino.
- Detección de degeneración vítrea.
- Detección de tumores intraoculares o cuerpos extraños.
- Caracterización de patologías retrobulbares.
- Guía durante la aspiración con aguja fina de lesiones oculares y orbitarias.
Entre las ventajas de la ecografía podemos citar que es relativamente fácil de realizar, proporciona resultados inmediatos, con una definición excelente y en muchas ocasiones se realiza sin sedación del animal. Pero también tiene alguna limitación importante, como es la pobre diferenciación entre neoplasia e inflamación.
Retinografía
La valoración de las lesiones del fondo de ojo se ve ampliamente beneficiada si las imágenes que ve el explorador pueden ser recogidas, almacenadas e incluso tratadas. Los retinógrafos, que al principio eran analógicos en blanco y negro y exigían una buena midriasis, nos permiten hoy obtener imá- genes digitales en color a veces sin necesidad de dilatar la pupila, aunque la calidad lógicamente se ve mejorada con dilatación. Normalmente las imágenes obtenidas se registran en formato DICOM (Digital Imaging and Communications in Medicine), de modo que sean compatibles con los mismos estándares que se utilizan para imágenes de otros sistemas (radiografía, endoscopia…).
Electrorretinografía
La electrorretinografía mide la respuesta eléctrica que se registra cuando la retina es estimulada por una luz de intensidad, longitud de onda y duración determinadas. No se trata por tanto de una prueba de visión sino que valora la integridad de las capas externas de la retina, incluyendo el epitelio pigmentario.
Es una técnica que se utiliza sobre todo para:
a) El diagnóstico de varias formas de degeneraciones de retina, como por ejemplo la atrofia retiniana progresiva, la degeneración súbita de retina y las degeneraciones retinianas tóxicas
b) El control del efecto de los tratamientos de este tipo de enfermedades, como la terapia génica que se ha puesto en marcha en los últimos tiempos.
c) La evaluación pre-operatoria de la función retiniana cuando se planifica la cirugía de cataratas.
Como se trata de un procedimiento que informa sobre la funcionalidad de la retina puede darse el caso de que proporcione valores normales en perros que están ciegos, si la ceguera es de origen central.
Para realizar el electrorretinograma se utiliza sedación, aunque en algunos casos se prefiere la anestesia general. Sobre la córnea se apoya una lente de contacto con un electrodo y se rellena con un gel viscoso. También se colocan subcutáneamente electrodos alrededor del ojo y se conectan a un sistema computadorizado y a una fuente de luz. Antes de realizar el electrorretinograma se debe dejar al animal 20 minutos en la oscuridad de modo que la sensibilidad de la retina al estímulo luminoso sea máxima. La respuesta retiniana se registra gráficamente y pueden tomarse diversas medidas, como la amplitud de la respuesta. Se pueden realizar diferentes protocolos que pueden estimular por separado los conos y los bastones.
Angiografía fluoresceínica
La angiografía fluoresceínica es un procedimiento diagnóstico en el que, mediante una cámara especial, se toma una serie de fotografías de los tejidos sensibles a la luz en el fondo del ojo. Administramos fluoresceína por vía endovenosa, después iluminamos el fondo de ojo con una luz azul que estimula la fluorescencia y se comprueba una emisión intensa de luz de los vasos de la circulación de la retina y la coroides que puede ser registrada fotográficamente.
Las fotografías del fondo de ojo así obtenidas proporcionan diferentes tipos de información:
* Muestran las características básicas del flujo en los vasos sanguíneos, de cómo este colorante alcanza y circula a través de las coroides y la retina.
* Graban finos detalles del epitelio pigmentario de la retina y circulación sanguínea que no pueden de otra manera ser visibles.
* Proveen un claro cuadro de los vasos retinianos y una evaluación de su integridad funcional. Como los vasos retinianos normales son impermeables a la molécula de la fluoresceína, cualquier fuga de la misma desde un vaso retiniano sugiere la presencia de una anormalidad.
* También son usadas para estudiar la fisiopatología de enfermedades que comprometen la coroides y sus efectos sobre el epitelio pigmentario de la retina.
Otras pruebas
Otras pruebas no menos importantes, pero que hoy día generalmente solo son aplicadas en investigación y en centros altamente especializados, pues todavía no están suficientemente estandarizadas en el perro, son:
-la tomografía axial computadorizada (TAC),
-la resonancia magnética nuclear (RMN),
-los potenciales evocados visuales (VEP),
-la electrorretinografía patrón (PERG) y
-la electrorretinografía multifocal (MFERG)
además de otras más novedosas como:
- la tomografía de coherencia óptica (OCT),
-la biomicroscopía ultrasónica de alta frecuencia y
-la oftalmoscopía por láser confocal de barrido (CSLO).
La tomografía axial computadorizada (TAC) es de gran interés para las enfermedades orbitarias (infección, neoplasia, neuritis óptica, cuerpos extraños) y se ha convertido en el método de elección en los traumas de la órbita.
La resonancia magnética nuclear está especialmente indicada para la detección de enfermedades intracraneales y proporciona una excelente resolución de los tejidos blandos, en los que supera ampliamente a la tomo grafía (que a su vez la supera en el detalle de las estructuras óseas).
Los potenciales evocados visuales son un procedimiento electrofisiológico que permite conocer el funcionamiento visual, valorando la actividad bioeléctrica cerebral tras una estimulación luminosa. La imagen muestra una serie de ondas, que no son específicas de especie, en las que se alternan picos de polaridades positivas y negativas con amplitudes y tiempos variables.
La electrorretinografía patrón proporciona información sobre la función de las células ganglionares de la retina y la mácula, tras evaluar la respuesta de la porción central de la retina cuando es estimulada con un patrón geométrico. En perro ha proporcionado datos interesantes en el glaucoma primario de ángulo abierto.
La electrorretinografía multifocal es una prueba electrofisiológica de funcionamiento local de la retina; con esta técnica se obtienen de manera casi simultánea electrorretinogramas localizados de áreas cercanas a la parte central de la retina.
La tomografía de coherencia óptica es un procedimiento que funciona de manera similar a la ecografía, con la diferencia de que en vez de utilizar la reflectividad de las ondas sonoras emplea la reflectividad de las ondas luminosas. Las imágenes tridimensionales que consigue están limitadas a pocos milímetros pero son de muy alta resolución.
La biomicroscopía ultrasónica de alta frecuencia es similar a la ecográfica convencional en modo B, pero usa transductores de muy alta frecuencia (en la estándar se usan sondas de 10 MHz, mientras que en ésta oscilan entre 50 y 100 MHz).
La oftalmoscopía por laser confocal de barrido ha sido fundamentalmente desarrollada para el diagnóstico de las alteraciones del nervio óptico.
A modo de conclusión
Iniciaba con unas palabras en las que me refería a más de tres décadas de dedicación a la enseñanza, tanto teórica como práctica, de la patología médica de los animales de compañía en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León.
Evidentemente hace treinta cinco años no contábamos, ni de lejos, con los recursos a los que me he referido. Desde un punto de vista formal el parecido entre cómo, dónde y con qué equipamiento atendíamos a los animales en aquellos tiempos y cómo lo hacemos actualmente apenas se limita a las grandes denominaciones de los métodos generales de exploración. Claro que hacíamos una anamnesis, un examen físico y una serie de pruebas complementarias. Pero en cada uno de estos aspectos las cosas han cambiado mucho y alguien que se hubiese dormido en 1977, tras presenciar la atención a su perro, y se despertase ahora, y comprobase cómo le atendemos, pensaría que estaba soñando.
Hoy, en el que el número de textos sobre oftalmología canina es realmente numeroso, en el que muchas páginas web se centran en esta especialidad, en el que pueden encontrarse clínicas veterinarias dedicadas en exclusiva a los trastornos oculares, puede resultar difícil de imaginar que no fue hasta mediados de los años 70 en que se publicaba la traducción al castellano de un texto en dos tomos, que era el de referencia en Alemania, denominado Clínica de las Enfermedades del Perro y que dedicaba 4 páginas a la exploración oftálmica. Si tenemos en cuenta que en esas cuatro páginas figuraban 4 figuras y dos listados, es fácil deducir el texto real dedicado a la exploración de las enfermedades de los ojos.
Y eso se trasladaba al diagnóstico clínico en el día a día de aquel tiempo, en la denominada Clínica Pública de la Facultad de Veterinaria (entonces de la Universidad de Oviedo). A la clínica llegaban determinadas, pocas, razas de perros y no precisamente de las más propensas a padecer problemas oftálmicos. Poco se sabía de predisposición racial y de heredabilidad de los trastornos oculares, aunque sí que se comprobaba que los hijos de perras o perros con prolapso de la glándula de la membrana nictitante solían repetir el problema. Fue en ese misma década cuando la Cátedra de Patología General, Propedéutica Clínica y Patología Médica y de la Nutrición de la Facultad de Veterinaria de León, que dirigía el Prof. García Partida, compraba el primer oftalmoscopio directo (por cierto, también alemán, uno de la marca Heine). Eran prohibitivos los precios de las tiras para el test de Schirmer y nosotros hacíamos unas “caseras” utilizando papel de filtro del laboratorio. Sí contábamos con equipo de rayos X, pero la definición de las imágenes que proporcionaba era la que era. Tampoco existía la Diplomatura en Oftalmología Veterinaria que hemos tenido realizar la Dra. García Rodríguez y yo misma, que atendemos los casos de oftalmología médica.
Pero no recuerdo esto con nostalgia mal entendida, no añoro aquellos tiempos, más que en el aspecto de que yo era más joven, la evolución de la profesión veterinaria, en todos los campos, y concretamente en el ámbito médico, que es al que me he dedicado todo estos años, nos debe hacer a todos dichosos y permitirnos un bien entendido orgullo por haber sabido estar a la altura de los tiempos y comprender que los recursos y la tecnología cambian y que saberlos aplicar cada momento es nuestra obligación para con la sociedad, para con las personas y para con los animales de compañía que, como esta denominación señala, forman parte de ella.

Por Dª INMACULADA DIEZ PRIETO. Prof. y Dra. Veterinaria. Universidad de León.

no puedo subir las fotos, pero lo importante es el texto.

drunken
avatar
cocio
Usuari@ Veteran@
Usuari@ Veteran@

Mensajes : 12356
Localización : PALMA DE MALLORCA

Volver arriba Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  cocio el Lun Mar 23, 2015 1:18 pm

Como no me cabía todo en uno ...
En cuanto a la Diabetes, añado un poco de info a lo ya indicado por Don:

Diabetes canina
Todo el mundo ha oído hablar sobre la diabetes.
Pero ¿qué es exactamente y por qué un perro puede tener diabetes?
Y quizás aún más importante, ¿cuáles son las implicaciones para el perro y el propietario?
La enfermedad
En los intestinos, los hidratos de carbono que ingiere el perro a través de la comida se transforman en glucosa. Esta glucosa es un combustible importante para las células. Para la absorción de la glucosa las células necesitan la hormona insulina.
La insulina no sólo es importante para la absorción de glucosa, sino también para los productos restantes de la degradación de las grasas y las proteínas. En un perro con diabetes hay una escasez de insulina o hay circunstancias que provocan que la acción de la insulina es contrarrestado por otras hormonas. ¡Esto aumenta la glucosa en la sangre, mientras que las células tienen escasez de glucosa! La diabetes es también conocido como "diabetes o la diabetes mellitas". La palabra "diabetes" significa: "beber mucho", la palabra "mellitas" significa "dulce". Este último se refiere al alta nivel de glucosa en la sangre (y la orina). Más adelante comentamos el "beber mucho".
Causas
La insulina es producida por células específicas (células beta) en el páncreas. En caso de un grave daño al páncreas, como una infección, la producción de insulina puede correr peligro.
Otra forma de daño al páncreas es la denominada enfermedad autoinmune. Son anticuerpos contra las células productoras de insulina, lo cual los hace perder.
Después del celo los ovarios producen durante un par de semanas la hormona progesterona. La progesterona puede conducir a un aumento en la producción de la hormona del crecimiento. Esta hormona de crecimiento inhibe la acción de la insulina. Hay suficiente insulina, pero no puede hacer su trabajo. El cuerpo registra el alto nivel de glucosa en la sangre y la falta de glucosa en las células. El páncreas responde a esto con un aumento de la producción de insulina. Con el tiempo las células productoras de insulina se agotan, no producen ninguna o muy poca insulina. Una verdadera diabetes ha comenzado.
¡Inyecciones contra el celo en hembras no son otra cosa que progesterona! ¡Suministrar (repetidas veces) estas inyecciones puede dar lugar a la aparición de la diabetes en el perro!
También la hormona cortisol inhibe la acción de la insulina. Un perro al cual se le da cortisol (prednisona y similares), pero también un perro con una corteza suprarrenal funcionando de manera acelerada (la enfermedad de Cushing) corre un mayor riesgo de adquirir diabetes.
Además, al igual que en los seres humanos, el sobrepeso y la falta de ejercicio juegan un papel en el desarrollo de la diabetes.
Los efectos
En el caso de diabetes hay una serie de cosas en el cuerpo que van mal.
La glucosa en la sangre es a la larga tan alto que los riñones empiezan a excretar glucosa a través de la orina. Esto ocurre cuando se supera el llamado umbral renal, quiere decir cuando la glucosa en la sangre está por encima de 15 mmol / l (valor normal es de 4-8 mmol / l). La glucosa en la orina atrae líquido adicional: el perro empieza a orinar más. Para compensar la perdida de liquido (sed), el perro empieza a beber más.
Debido a la pérdida de la glucosa y la incapacidad para quemar la glucosa el perro tiene más hambre. A pesar de que el perro come suficiente, o incluso come mucho, se observa que adelgaza por la incapacidad de las células de quemar glucosa, grasas y proteínas de la forma habitual. Si el déficit energético de las células empeora cada vez más, es entonces cuando el cuerpo empieza a quemar la grasa almacenada rápidamente. Los ácidos grasos que se liberan se almacenan en el hígado, lo cual hace que este órgano se va llenando de grasa. El hígado, a continuación, empieza funcionar mal. Esto permite que el hígado no pueda gestionar bien su función de desintoxicación. Cuando el cuerpo cambia a la quema de grasa este proceso libera sustancias parecidas la acetona (cetonas). Estas sustancias son tóxicas.
- Todo este proceso puede dar lugar a malestar general, náuseas y vómitos.
- También el aliento puede tener un olor a acetona.
- El alto nivel de glucosa en sangre en los perros puede llevar a un nublado de la lente en el ojo. Esto se conoce como cataratas.
- Debido a la presencia de glucosa en la orina existe un mayor riesgo de infección de la vejiga, porque la glucosa es una perfecta fuente de energía para las bacterias.
- Por otra parte, las heridas en perros con diabetes suelen ser peores o más lentas de curar, por el retraso en la producción de proteínas.
El diagnóstico
El diagnóstico de la diabetes se base en medir el nivel de glucosa en la sangre. Es importante darse cuenta de que no hay glucosa en la orina hasta que el nivel de glucosa en sangre ha llegado a estar por encima de 15 mmol/l. ¡Sólo comprobar la orina no es suficiente para el diagnóstico!
Para determinar si existe un mayor nivel de glucosa en la sangre desde hace más tiempo también se puede medir el contenido de fructosamina. Este en el perro es de menos importancia que en el gato. Entonces es, por supuesto, posible que mediante la prueba de sangre se intenta averiguar las causas subyacentes de la diabetes (ver arriba).
Tratamiento
Si la diabetes se detecta en una perra entera y especialmente si la perra ha estado con el celo unas semanas antes es importante tan pronto como sea posible eliminar los ovarios y, por tanto, detener la producción de la progesterona. Si a la perra se diagnosticó la diabetes en una fase temprana, a veces un tratamiento con insulina no es necesario o sólo durante un corto tiempo. Especialmente en la denominada etapa "pre-diabetes" (beber mucho, nivel de azúcar en la sangre demasiado alto, pero no demostrable la presencia de azúcar en la orina), el éxito de una castración (incluyendo la eliminación de los ovarios) es elevado.
Cuando está comprobado que el páncreas produce poca o nada de insulina, la insulina debe ser administrada mediante inyección diaria. Las inyecciones subcutáneas deben ser suministradas todos los días en el mismo momento del día, por el propietario. Justo antes de la inyección diaria de insulina y alrededor de 7-8 horas más tarde, el perro debe comer.
Inicialmente, la dosis de insulina será determinada por su veterinario en base al peso corporal del perro y el nivel de glucosa en la sangre. La dosificación final debe ser determinada mediante un seguimiento regular de los niveles de glucosa en sangre durante el inicio del tratamiento. Estas mediciones deben hacerse alrededor de 7 horas después de la administración de insulina y, por tanto, justo antes de la segunda comida. Una vez que la dosis de insulina se ha establecido, a continuación, el perro sólo debe volver 1 vez cada 3 meses para la supervisión.
En los días en que el perro no come o vomita por ejemplo, es necesario ajustar la dosis de insulina. Hacer esto en consulta con su veterinario.
¡La administración de hormonas de la corteza suprarrenal (prednisona) o preparados de progesterona para pacientes con diabetes están fuera de cuestión! También es importante que en caso de que el perro tenga sobrepeso y bajo la supervisión de su veterinario se le pone a dieta para que pierda peso.
"Una hipo"
El término "hipo" significa en realidad una hipoglucemia. Ésta es una bonita palabra para la falta de glucosa en la sangre. Esta situación puede producirse si la dosis de insulina es demasiado alta o si en relación con la cantidad de insulina que se da ha sido ingerida demasiado poca cantidad de comida.
También un aumento repentino de la actividad, por lo cual se consume más glucosa, puede ser una posible causa de déficit de glucosa.
Es importante que reconozca los síntomas de una deficiencia de glucosa en su perro: el perro es algo inquieto o por el contrario decaído, lento, mostrar hambre, estar tembloroso, y, en casos graves, puede tener una especie de ataque epiléptico. Finalmente, el perro pierde el conocimiento.
El perro corre el mayor riesgo de tener un "hipo" sobre unas 3-7 horas después de la administración de la insulina.
Si reconoce los síntomas, entonces lo mejor que puede hacer es ofrecer tan pronto como sea posible algo de comida.
Si el perro ya no es capaz de ingerir los alimentos debe suministrarle glucosa en polvo frotándoselo por encima y por debajo de la lengua. La dosis es de alrededor de 1 gramo por kilogramo de peso corporal. ¡Debe tener siempre 1 o 2 dosis de este polvo a mano!
Frecuencia
La diabetes es más común en las hembras que en los machos.
Además, de acuerdo a la literatura una serie de razas son más propensos a la diabetes que otros: son el Spitz, el Puli, el Pinscher miniatura, el Cairn terrier, el Caniche, el Schnautzer miniatura y el Beagle. Pero puede darse en las más diversas razas e híbridos.

Nota: Este artículo está hecho no sólo en base a la literatura científica, sino también a las propias ideas basadas en la experiencia personal del veterinario autor. Por lo tanto, la información puede diferir en parte de la literatura actual. Te lo presentamos con un objetivo meramente informativo. En caso de dudas debes consultar siempre con tu veterinario ya que es el único profesional indicado para ésto.

Fuente: Escuela Maya

drunken
avatar
cocio
Usuari@ Veteran@
Usuari@ Veteran@

Mensajes : 12356
Localización : PALMA DE MALLORCA

Volver arriba Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  Don2 el Mar Mar 24, 2015 9:59 am

Jo... con la escuela maya.....

Despues de habermelo leido enterito (y con alguna cosita no estoy de acuerdo...las inyecciones antibaby p.ej.), flipo, son exactamente iguales a humanos, pero con la diferencia que las pruebas son mas dificiles de realizar. En fin, si también son iguales en cuanto a tensión ocular quisiera añadir una cosita: (teniendo en cuenta que hablo de humano) ... cuanto mas gruesa la cornea... mas alta la tensión. Wink
Gracias Cocio! I love you
avatar
Don2
Usuari@ Veteran@
Usuari@ Veteran@

Mensajes : 1137

Volver arriba Ir abajo

Re: Catarata hereditaria

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 16 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.